Tipos de despedidos laborales

Un despido laboral tiene lugar cuando la empresa, de forma unilateral, pone fin a la relación laboral con un trabajador, es decir, pone fin al contrato de trabajo suscrito con el trabajador o la trabajadora antes de que se produzca su cumplimiento (fecha de extinción).

Los despidos laborales son asuntos muy serios ya que cualquier trabajador afectado por un despido va a vivir una situación personal bastante dura. Además, por parte de la empresa los despidos deben realizarse siguiendo una serie de procedimientos administrativos y de acuerdo a lo que marque la ley dentro de los posibles tipos de despido. Si el despido no se ajusta a la norma o a las circunstancias que se argumentan para llevarlo a cabo, los trabajadores podrán reclamar el despido y considerarse este como despido improcedente. Esto tendrá una serie de consecuencias para el trabajador y la empresa que pueden ir desde la obligatoriedad de la readmisión del trabajador por parte de la empresa hasta el pago de indemnizaciones.

¿Cuáles son los tipos de despido?

  1. Despido objetivo.

La extinción del contrato por causas objetivas puede tener origen en las actuaciones del trabajador o debido a las circunstancias económicas de la empresa. El despido objetivo se puede producir cuando se den algunas de estas circunstancias atribuidas al trabajador:

  • Ineptitud del trabajador (anterior a la contratación o sobrevenida).
  • Incapacidad del trabajador a adaptarse a modificaciones técnicas o innovaciones del puesto de trabajo.
  • Faltas de asistencia en el porcentaje y tiempos establecidos en el artículo 52 del estatuto de los trabajadores.

El despido objetivo también se puede producir si:

  • La empresa expone motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción que justifiquen y acrediten la necesidad de prescindir del puesto de trabajo o de la necesidad de reducir costes.
  • Si la empresa está en pérdidas o acumula tres trimestres de caídas en los ingresos.
  1. Despido colectivo.

Se considera despido colectivo la extinción de contratos de trabajo basada en causas de tipo económico o de producción, así como técnicas u organizativas si afectan a:

  • Diez trabajadores en empresas de menos de cien.
  • Al 10% de trabajadores de entre cien y trescientos trabajadores.
  • Treinta trabajadores para empresas de más de trescientos trabajadores.
  1. Despido disciplinario: El despido disciplinario se produce cuando la causa de la extinción del contrato laboral es un incumplimiento grave del contrato por parte del trabajador.

4.- Extinción por fin del contrato: fin de contrato de obra o servicio, del contrato eventual o por circunstancias de la producción, interinidad… No es propiamente un despido, pero podrá ser considerado como tal judicialmente.

¿Cómo pueden ser considerados judicialmente?

Aunque existen casos en los que se pacta el despido, normalmente, un despido es una decisión tomada por el empresario o empresaria de forma unilateral, sin que el trabajador haya participado en la decisión. El despido será procedente cuando se base en lo establecido en la ley (despido objetivo, despido disciplinario, despido colectivo, etc.), y además, se haya realizado siguiendo todos los procedimientos (preavisos, notificaciones…) que establece la norma. Un despido se declarará o será improcedente cuando en sede judicial, es decir, ante un juez, la empresa no pueda justificar las causas alegadas para el despido, o que este no se haya realizado de acuerdo a la forma que la ley marca.

También tenemos el caso del despido nulo, que se produce cuando la causa del despido sean discriminaciones por razón de sexo, raza, religión y otras circunstancias que violen los derechos fundamentales de las personas y que están prohibidas por ley. En caso de despido nulo el trabajador debe ser readmitido y además percibir los salarios que le correspondieran durante el tiempo que no ha estado trabajando. La empresa puede ser condenada de forma adicional a abonar una indemnización.

Ante cualquier situación de despido en los que como trabajadores consideremos que no se han respetado nuestros derechos o consideremos que no se ajustan a la legalidad, os recomendamos solicitar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho laboral.

¿Cuándo y porqué es bueno contratar a un abogado laboralista?¿Por qué se debe tratar con cautela los conflictos de un trabajador?
Call Now Button